martes, 19 de junio de 2018

MIRANDO(TE)......

 
Te miro
y no me canso de mirarte
aun cuando mis ojos adolecen,
de tanto mirarte.
 
Te miro
pausadamente,
aquietando las horas,
sobre el lecho
en que te ausentas de la vida,
agasajando tus sueños,
los cuales te llevan al éxtasis,
haciéndote levitar
sobre el juego de tu dedo índice,
pináculo enervado y desafiante,
sustento del placer
de sentirte poseída.
 
Te miro
y te seguiré mirando
aun sobre el soslayo de la ceguera,
de saberte violentada
esperando llegue a ocupar tu espacio.

lunes, 18 de junio de 2018

ENCERRADO.......


Encerrado en el aleteo de las mariposas
libando su sabor a canela,
néctar rociero de su flor,
de mañanas abrazando el sol,
en la mistura de su torso,
despertando los latidos
de besos a flor de piel,
de la mano amasando caricias sin par
sobre el escote del camisón,
donde los pechos se erizan
al contacto místico del ápice,
desatando,
el nudo gordiano de la pasión. 

domingo, 17 de junio de 2018

ABURRIDO.....

 
Me aburren
los días de soles apagados,
llevándome al aletargamiento
de descubrir fisuras nuevas en mi mente
y
de saber que ella no esta.
 
Me aburren
las noches estrelladas en intermitencia
cuando la luna serena y semi oculta,
bosteza en el anonimato del aburrimiento.
 
Eso, es, lo que me sucede
cuando el tedio se esparrama sobre mi,
es entonces, cuando vuelvo a ella,
sobre la desconsolada mano
y deseo,
beberme el otoño de sus ojos,
ocultándose tras
el frío invierno a las puertas de sus labios
y sobre,
el invierno invadiendo la tristeza,
respirar el humo del chisporrotear de su carrasca
al calor del hogar
y así, entre
el otoño dorado
y
el invierno fraguando en su frío,
dejo pasar los días,
esperando
reviente la primavera
y poder degustar,
saborear,
la miel
de su florido
y
aromatizado jardín,
vergel
de tantas horas de pasión acelerada,
mientras tanto, solo me queda,
esperar camuflado encima de la desesperación
y
seguir huérfano de ella,
aupado por el tedio
y
el aburrimiento más desacerbado.


viernes, 15 de junio de 2018

ELEGIR........


Me dio.......a elegir
entre el bolero de Ravel
o
el último tango en París,
entre el cielo azul pastel
o
el infierno del Dante.
 
Entre todas las cosas,
Elegí
respirar la fragancia de su piel tostada,
abandonarme en el atardecer de sus encantos,
saborear su aliento,
tomar su respiración,
ser caricia de viento,
sabana humana sobre su cuerpo,
y,.........así,
tentar
su tentación.

miércoles, 13 de junio de 2018

QUIZÁS......



Quizás
la noche llore su lamento
sobre la eternidad del recuerdo de sus ojos,
de los dulces momentos,
en que nos atrapábamos
el uno encima del otro
y
bailábamos serenamente,
apaciblemente,
sobre la cama, cual pista de baile.
 
Quizás
hoy las violentadas heridas sigan sangrando
aun bajo la sonoridad del recuerdo
de aquellos besos de Colibrí,
humedeciendo los labios,
con el sudor engendrado,
por los perfectos latidos
y
los gemidos huracanados
fuente del deseo.
 
Quizás
las palabras
y
los sueños recopilados
sigan descansando en nuestros adentros,
más siempre me quedara,
o debería escribir, a renglón torcido,
nos quedara,
el eterno instante
de aquel baile,
en que solamente andaba de testigo
la inofensiva
y
magullada cama
soportando el fervor
de los acelerados y violentos envites.
 
 
 
 

lunes, 11 de junio de 2018

Y SIN EMBARGO, TE QUIERO.......


 
Y sin embargo, te quiero,
aun mojado de tus silencios,
aun caminando con la mirada por los suelos,
arrastrando mi sombra
pisoteada por los pies doloridos.
 
Y sin embargo, te quiero
aun sintiéndote,
unas veces tan cercana
y
otras tan lejana,
tomada por tus interrogantes
haciendo que se asomen
con la lentitud de las horas
esos puntos suspensivos,
como cuentas de rosario,
invocando letanías
a tantos días de pecados,
tentados
por el mordisco a la manzana,
como si fuera
la sumisión a tus labios
ahora inexistentes.
Y, tu
después de todo
andas embriagada de lágrimas laceradas
desprendiéndose
de tus ojos vestidos de amatista,
marcando (te)
el camino a seguir.


domingo, 10 de junio de 2018

LA PARTIDA.....



Aquel día
en que sollozaste en tu partida
tras la tormenta de suspiros acelerados,
de besos dibujados de inocencia
y
el odio deslizándose por las piernas,
entre el clamor
de aquella sarta de improperios,
se desboco la noche
entre lágrimas desconsoladas,
interponiéndose un vacío excelso,
dando la sensación,
de que los días venían vestidos de lepra,
de que el sol ya no brillaba como antes,
de que las horas
se perdían por el desierto de la soledad,
sabiendo,
que no volverías.