lunes, 4 de mayo de 2015

LA DESPEDIDA

 Tía Engracia le pregunto;¿pero que ocurre Luna?, sin embargo allí delante de las mujeres seguía ´tía Luna absorta sin poder articular palabra, cuando se oyó el comentario de las mujeres que chismorreaban entre si diciendo- pobre Luna a debido de entrar en un estado de chok y es lo más normal después de todo lo que a vivido en esta larga noche. Cuando volvió en si tía Luna les dijo,- mirad acabo de coger de debajo de la puerta este sobre misterioso, como la forma en que a llegado hasta la casa pues estamos todas dentro y fuera no queda nadie, tía Engracia con su voz robusta como el roble dijo sin reparos, abra que abrirla y así salir de dudas, si tiene razón tía Engracia, ábrela pues nos tienes en ascuas y en ascuas os vais a quedar por ahora les dijo tía Luna, ya que si la abro será delante de su cadáver en la habitación y vosotras a seguir rezando e implorando a Dios por el alma de Pablo, ale que aquí hace demasiado frío.
 Tía Engracia y las mujeres se fueron hacia el hogar a sentarse en la cadiera y seguir con sus oraciones, eso si, con la mosca tras la oreja por no poder enterarse de lo que la carta decía, al instante se volvieron a oír los padrenuestros y las Ave Marías y todo volvió a la normalidad. Entonces tía Luna se fue hasta la habitación donde el muerto descansaba sus últimos momentos antes del funeral y allí delante de el con la carta pegada a su pecho lo miro con su mirada de misterio, con la mirada que siempre que lo veía asomarse por la puerta de la casa lo miraba y así se quedo traspuesta por unos segundos como queriendo descansar de la conmoción que le había producido el encontrarse aquel sobre debajo de la puerta, cuando despertó sobresaltada por la voz de un sueño que le dijo- no tengas miedo y abre el sobre ya que era la última voluntad de pablo. Entre el misterio y la sorpresa de aquella voz anda sobre ella la duda y el miedo que se iba apoderando de todo su ser, entonces dio un grito como el de cuando se encontró a Pablo muerto y acudieron a toda prisa las mujeres junto a tía Engracia, las cual al unisonó dijeron ¿Qué ocurre Luna?, Luna les dijo, tengo miedo, mucho miedo, porque una voz en sueños me a dicho que no tema, que abra la carta y os la lea, tía Engracia con su voz de mando dijo- a que esperas entonces y Luna volvió a decirles, tengo miedo, y no se porque, pues ábrela y veamos que sucede, total es una carta espeto tía Engracia.
                                                                         (continuara)

1 comentario:

  1. Amigo Jose Carlos Cebollada Gracia...ha cautivado mi atencion con esta historia y la seguire y nuevamente gracias por estar siempre, saludos desde mi alma,tenga un dia fantastico.

    ResponderEliminar