sábado, 6 de junio de 2015

RECUERDO


A la memoria del que fue mi guía y faro, el cual me enseño todo que debía saber de la vida. Mi padre.

El dolor en el lecho
y ella al acecho
silenciosa, meditabunda,
espera dar su último soplo
a su cansado aliento.


Y tras el silencio
de el último suspiro
de repente y de golpe
caen como una losa
los recuerdos

De repente y sin más
me han venido los recuerdos
el sillón vacío de padre
con sus pétreos silencios
a golpeado mi alma
¿lo sabes madre'
Y de repente
como si estuviera presente
e tenido en mis manos,
las viejas fotografías amarillentas
y e visto su impronta grabada
en las paredes de casa
en ese preciso momento
se han llenado mis ojos de lluvia,
la cual angosta el campo.
Ahora que va pasando el tiempo
y su trajinar,
se hace inmenso como el mar
e mirado a la ventana
y la e visto huérfana,
si, huérfana de su figura
y su sabia contemplación,
cabizbajo e caminado
sintiendo el ahogo de todo lo vivido,
los paseos a su lado
por esta ciudad violenta,
de callejas estrechas,
de solanas y escarchas,
de inviernos de niebla,
y calores que arreciaban los veranos
en las mañanas más tranquilas
y e sentido sus pasos
que lo llevaban sumiso
calle abajo hasta el Pilar,
a hacer su visita dominical
y e recordado
la lúgubre oscuridad de la Seo
y las veces que e respirado el aire,
ese tenue aire
de los porches de Lanuza,
paseando por el Mercado Central,
observando transeúntes centrales
de mirada gris perdida
entre torres mudéjares
sintiendo el frío,
de la Iglesia de San Pablo,
donde os disteis el si quiero,
si por eterno amor.
Y e vuelto a caminar
por las sórdidas calles,
calles que nos hablan de una guerra
con Casta Álvarez, Boggiero,
Agustina de Aragón
y el tío Jorge
defensores de sus sitios.
Y de mis ojos han despuntado lágrimas
por la soledad que me as dejado,
en esta ciudad de mártires
y paisajes duros,
que te hacen romper con todo
lo que un día soñaste
y así, me siento perdido,
sin rumbo, ni horizonte
esperando alguien que me guié,
o me de consuelo,
en esta ciudad dura
de corazones abiertos y henchidos de nostalgia,
de pasado duro como el hormigón
de sus construcciones.
Y ahora cuando a ti te miro madre
mi corazón se encoge,
por no poder verte trajinar por la casa
más siento un dolor tremendo,
de silencio entre tus pasos y los de el
que fue bastón que siempre te sujeto.
Con tus ojos veo como lo acaricias,
envuelta en la nostalgia
y en el recuerdo de años unidos por el amor
que bajo tu manto de silencio,
propagas tu eterno cariño,
ese cariño de esposa y madre
que todo lo adolece en el recuerdo
ahora que el no esta.
Ahora tu silencio lo rasga todo
tus lágrimas y sollozos
hacen del recuerdo,
un recuerdo triste cubierto por el llanto
y en mi interior produce espanto,
y una caída de lágrimas cubiertas de soledad
cuando camino por esta inmensa ciudad,
bajo la sombra de padre
guiándome como de niño,
sintiendo el dolor de la ausencia
ya se que la vida es así
y así seguirá siendo,
misteriosa y fría
con su dulzura y desasosiego
y por eso busco cobijo
en tu regazo de madre,
por tanto cuando tu estas triste,
yo estoy triste,
y cuando estas contenta,
yo estoy contento
más si te e de decir la verdad
mi corazón se encoge
cuando veo tu impotencia
y tu virulenta angustia
por no poder ser la que fuiste
cargada de vitalidad,
más con tu resignación a la espalda
me entregas una lección de amor,
de eterno e infatigable amor
y me descubres a mi mismo
frente al espejo empavonado
por las lágrimas guardadas,
cuando te veo resignada
y mientras me miro,
me siento perdido
en un mundo que no entiende
de dichas y desdichas,
sin embargo recojo tu valor,
y me digo ¡adelante!,
no tengas miedo y mira al frente
y sigo sintiendo tu cariño de madre,
como siento el cariño de padre,
que desde allí donde descansa en paz
sigue dándomelo como siempre me lo dio,
porque el y tu fuisteis entrega
hasta el punto de olvidaros de vosotros mismos;
¡eso si que es amor!,
amor con mayúsculas,
en el día y la noche,
cuando el viento silba
y la noche llora
ahora que el no esta.

2 comentarios:

  1. Necesario vaciar el Alma cuando tanto peso lleva... Necesario decirle a ese ser tan importante lo mucho que le llevas dentro.
    Precioso y emotivo, amigo Juanky.


    Mil besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Juanky.
    Emocionante es leerte.
    Hay tanto amor en tus palabras, un sentimiento que es el legado de ellos, que dieron todo por sus hijos.
    Te admiro por ser ese hijo inigualable.
    Abraza y besa a tu papá en la persona de tu mamá.
    Imagino cómo ha de mirarte desde donde esté y lo orgulloso y satisfecho que se debe sentir al ver el gran hijo y hombre que eres.
    Te abrazo desde mi alma y con todo el cariño que sabes que te tengo.

    ResponderEliminar