viernes, 15 de enero de 2016

AUSENCIA


Y ahora qué;
todo huele a ausencia,
a ausencia de ti
la realidad de la soledad
me devuelve a la nostalgia,
de días y noches saboreando tu cuerpo
oteando tus más íntimos rincones
más ahora que
mis ojos están faltos de sueño
veo bailar a la luna sobre tu escote
y en este mar que es la cama,
el edredón late sobre mi cuerpo
soñando tanta ausencia
de besos carmesí,
de ardientes caricias
y de alguna que otra lágrima
que de tus ojos se escapaba
para calmar la calentura
de mi hierro rusiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario