martes, 26 de enero de 2016

EXPLORANDOSE



Sus lenguas se encontraron,
la una con la otra
se entrelazaron en un ardoroso juego
y se fueron explorando
fogosamente se besaron,
se mordisquearon la comisura de sus labios
hasta seguir con cada poro de su piel
y llegar a sus íntimos rincones,
donde la destreza,
se hizo maestría
y los tonos  de su piel
se sucedieron
entre la primavera
y el otoño,
eran tonos acaramelados,
pasando a un rojo intenso
producidos por la acumulación de fuego
y un alto nivel de deseo,
el cual corría a contracorriente
por aquellos dos cuerpos
hasta formar un río de jugos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario