jueves, 4 de febrero de 2016

Amanecer


Con ojos de sueño cargados
contemplamos la nueva amanecida
acurrucados,
el uno sobre el otro
nos cubrimos de dorados colores
los cuales bañaban el horizonte
sobre un aire fresco de violines
mientras nuestras lenguas,
sobre nuestros cuerpos
dejaban senderos de saliva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario