viernes, 25 de marzo de 2016

EL TRIUNFO DE LA VIDA ANTE LA MUERTE


Tu cuerpo azotado con escarnio
tus manos y pies clavados
el sufrimiento recogido al pie de la cruz
y sobre tu costado la lanza,
presagio de la muerte.
Tu mirada serena,
mirando al cielo
y el cielo queriéndose partir en dos
por la muerte del hijo de Dios,
mientras la muchedumbre
se aseguraba de que eras tú el de la cruz,
el que curaba a ciegos,
el que resucitaba a los muertos
y hacia andar a los tullidos,
no podían creer lo que veían,
sobre la cruz, madero santo
tu rostro se manifestaba sereno,
entre el sudor de tu sangre
dando el triunfo de la vida
a la eterna muerte.

2 comentarios:

  1. cuando una vida tan magnifica tiene un proposito sus huellas quedan perednes, eternas...amigo Juan Cebollada siempre es un placer leerle, Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, alabo la devoción con que plasmas el sentir hacia nuestro Salvador.
    Gracias por las magníficas letras.

    ResponderEliminar