miércoles, 2 de marzo de 2016

TODO UN POEMA


Aquella noche estrellada
sobre la ventana de sus ojos,
dormía mi alma,
arrimada a sus muslos
oyendo su sosegada respiración
y el calor de su cuerpo,
calentando mi cuerpo
era pura bendición
tenerla a mi lado,
saborearla cual fruta
sumergiéndome en su intimidad,
mientras la noche estrellada
velaba su más puro sueño,
desnuda como mi musa
queriendo despertar versos
sobre una pluma de ave
que gotea la tinta más negra
sobre el cuerpo de su amada.
Versos en su piel
como si fuera un puro pergamino
aquel amor caído del cielo,
que se hizo puro deseo
se fue poco a poco convirtiendo en poema
y aquel poema de ojos azules,
de sabor a agua salada
de un mar en rebeldía
sobre su cuerpo en pleno oleaje,
se hizo hermoso libro
sobre un manto de lirios.

1 comentario:

  1. Lo felicito amigo Juan Carlos Cebollada Gracia por tan hermoso poema, gracias por dejar que la inspiracion toque a su puerta.

    ResponderEliminar