martes, 5 de abril de 2016

EL SUEÑO DEL AMADO


Aquí estoy
sobre el ventanal de la noche
escuchando los violines del silencio,
contemplando en esta soledad
a la  luna sumergirse sobre el cielo
intentando conciliar el sueño,
sobre un baile de estrellas
que andan velando su sueño,
¡eterno amor!
 bajo las sombras de la noche
irrumpe el deseo,
de la amada y el amado
cuando las farolas,
se encienden y se apagan
sobre la catarsis de la noche infinita
mientras millones de ciudadanas/os
amadas y amados,
se hacinan unos encima de otros,
al calor de las caricias,
al compas del vals del amor,
amor tierno,
amor violento,
amor salvaje
mientras a sus ojos despiertos,
cae en explosión de sexo el paisaje
sobre los espasmos del viento,
acariciando los cuerpos desnudos
de los amantes sudorosos,
por el gozo de la noche
mientras el viento,
se hace soplo de aire violento
entre la amada y el amado,
el arpa de la madrugada
con su música,
levanta el día
con la resaca del sexo
humedecido de roció,
las muchedumbres
se secaban al calor de la lumbre,
el fogoso fuego que desprendían sus cuerpos
después de ganar la batalla al placer
en la perturbadora amanecida,
más todo quedaba por hacer
y la amada y el amado
se besaban compulsivamente,
hasta caer rendidos,
faltos de aire,
uno frente al otro,
desnudos como dios los trajo al mundo
con la piel rasgada a tiras
y la sangre de sus heridas
recorriendo sus cuerpos,
dibujando un pentagrama
con las corcheas
y las semicorcheas
de las últimas gotas del amor,
amor cumplido
sobre aquella noche estrellada.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario