viernes, 15 de abril de 2016

LO QUE COMPARTIMOS


El día en que el rímel de tus ojos
se hizo lágrima negra
presentimos al calor de la hoguera,
que venia otra tormenta
sobre el frío de aquel invierno,
vestido de carámbanos
las palabras se derretían en los vasos
donde solo quedaba lo que compartimos;
compartimos el pan,
compartimos el vino,
compartimos nuestros cuerpos,
en momentos de pasión
y viajamos en una nube de deseo
en aquellos dulces momentos,
en que nuestras manos divagaban
sobre cada rincón de nuestros cuerpos
que con tantas caricias nos fuimos macerando,
como masa madre enamorada,
de un pan que nunca comimos,
pero seguimos compartiendo
lo bueno y lo malo de la vida,
los caminos que no andamos,
los silencios ocultos tras nuestros rostros
y sobre aquel armazón de silencios
nuestras bocas,
deshelaban fríos besos
al calor del fuego,
donde decidimos quemar
los días apasionados.

4 comentarios:

  1. Me quedo con los seis primeros versos, Juan Carlos. ¡Magnífica acometida poética!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno eso de la "masa madre enamorada...", muy elaborada, Juan 👌👏

    ResponderEliminar