martes, 17 de mayo de 2016

ABRAZADOS


Amanecimos abrazados
con los ojos maquillados en ojeras
la noche había sido larga,
emotiva, dulce como tú misma
sobre aquella cama,
que ahora andaba descuartizada
por el ir y venir de los dos,
con las sabanas que se podían escurrir,
porque tus jugos,
sucumbieron a mi boca
y tu garganta se deshizo en gritos
mientras tus ojos se nublaban de placer,
entre aquella melodía de caricias
y de besos desheredados,
que al fin habían encontrado donde habitar
ya fuera por un tiempo loco,
o por una vida cubierta de amor
ni tu, ni yo lo sabíamos,
si nuestros cuerpos aguantarían, aquel ritmo,
de amores y dulces quereres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario