jueves, 19 de mayo de 2016

BUSCANDOTE

Aquí ando,
huérfano de mi mismo
recorriendo la soledad mi espalda
amortiguando el cansancio del camino,
que mis pies doloridos me piden a gritos
y todo porque ando buscándote
con la compañía de mi sombra,
la cual ya no comprende nada,
después de haber revuelto Roma con Santiago
y seguir sin hallarte.
Ahora en este camino tortuoso,
de curvas pronunciadas como las tuyas
me lleva a la última habitación,
que nuestro ardoroso amor habito
y allí, en su oscuridad,
en la otra orilla andas tendida,
amando tu alma con tus manos
las cuales recorren el cuerpo celeste que eres,
no digo nada, simplemente miro
como tu placer cierra tus ojos
y tu cuerpo sudoroso moja tus sueños,
allí en la otra orilla de la cama.
Entonces despiertas tus párpados
y con ese hilo de voz melancólica,
me llamas......porque quieres que me acerque,
porque quieres sentir tu alma junto a mi alma,
mientras en la vieja y destartalada gramola
suena El bolero de Ravel,
y sobre su compas
me vuelves a murmurar,
te acuerdas cuando nos amamos con este bolero.
 

1 comentario:

  1. Buenas noches, Juan
    Me hiciste recordar algo que escribí, allá por el 2013, te lo anexo.

    Buscándote

    Deambulé mil vidas después de la vida que viví contigo,
    no fue fácil seguir un camino solitario,
    buscando algo que no tenía sentido,
    sabía que al encontrarlo, la calma volvería a habitarme,
    toda una eternidad buscándote, errando entre una esencia y otra,
    sintiendo que algo me faltaba,
    con la insatisfacción de saberme quizás equivocada,
    dejé que mis pasos siguieran solos su destino,
    desande caminos ya trazados, borrando huellas ya marcadas
    hasta dar contigo, sin importar el tiempo que tardara
    fue difícil entre tantas almas,
    y al final te encontré... diferente a como te recordaba
    sumergida en ti, me hice piel entre tu piel
    penetré ilusionada el fondo de tus ojos
    me envolviste en el calor de tu abrazo... como antes
    ese instante me hice eterna entre tu cuerpo
    lágrimas añejas cubrieron nuestros rostros
    hoy más que nunca, caminando junto a ti
    ¡ Te pertenezco !.

    ResponderEliminar