sábado, 14 de mayo de 2016

COMO BRISA FRESCA

 
Escrito por: Audrey Shay  y Juan Carlos Cebollada
 
 
Tras una noche de gozo, de cuerpos ensalzados nos despertó la brisa del alba, cubierta de colores y de sudores. Tu piel resplandecía a la luz primera del nuevo día. A estos ojos acuosos y mis oídos, solo querían oírte gritar, gemir el placer nuevo de ese momento placentero de dos cuerpos unidos, queriéndose hasta el ocaso. Dejando el tiempo dormir, tras nuestras lenguas de fuego y unidos por nuestras lenguas degustar nuestro sabor a saliva cuando nuestras manos frías como el hielo, exploraban nuestras curtidas pieles. Elevándonos al cielo, saboreando el sudor de nuestras pieles mientras soplaba la brisa de tus labios, refrescando nuestro movimiento rítmico que nos sabia a gloria y nos elevaba al cielo, el cual fue testigo de nuestra ardiente entrega.Sobre un colchón de pasiones, sudores, caricias y miradas entrecortadas, perdimos la noción del tiempo, se mecían a voluntad nuestros vientres, temblaba el corazón, se mezclaban las palabras provocando que los instintos se mantuvieran alerta. Vos haciendo dulcemente lo que de mi ser te antojaba, yo dejando que en mi descargarás esas ansias, que escondidas con sutil sonrisa, desde siempre, me esperaban.
Y entre vino tinto, cortinas abiertas y música de fondo las horas se detuvieron al fuego de cada beso. 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario