domingo, 12 de junio de 2016

UN CAFÉ


La mañana traía recuerdos de ausencia
y sobre una fría mesa como el invierno
en aquel viejo y destartalado café,
donde el silencio,
le producía dolor al silencio
sentado sobre mi propio abandono,
sentí el cariño de aquel buen café
que humeante tenia ante mí
lo mire y con la cucharilla lo acaricie,
era tal la caricia
que su aroma me sabía a ti,
en aquella soledad invernal.

2 comentarios:

  1. Bonito texto: muy sugerente. Pleno acierto al componerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Juanky, qué delicia de café es ése que te da la caricia necesaria para cortar con esa melancolía que da la soledad.
    Hermosas y espero que cuando esa soledad te embargue, recuerda que tienes una amiga del alma.
    Un abrazo y un besito mi gran amigo.

    ResponderEliminar