domingo, 3 de julio de 2016

COMO UNA GÁRGOLA


Sobre la oscura memoria
de esta noche aciaga,
entre estridentes luces y truenos
la lluvia desborda mis venas
cuando mis ojos contemplan,
estatuas de sal dormidas en su limbo
y las gárgolas de arenisca esculpidas,
tomado de la mano
me llevan a tu claustro silencioso
allí donde tu cálida piel se contornea en éxtasis,
sobre el sudor del eterno sueño
el cual da brillo a tu cuerpo
entre caricias y aspavientos
cuando descansas en tu lecho amado,
esperando la humilde sombra
que ilumine tu oscura alcoba,
donde las caricias son peregrinas
sobre tu cuerpo desnudo hoy por soledades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario