miércoles, 6 de julio de 2016

EL ÚLTIMO TRAGO


La fría mesa de mármol
sostenía el último trago,
dibujando tu rostro sobre la mesa
en aquel vaso veía tus piernas cruzarse,
no había pudor,
ni siquiera malversación de sentimientos
sino solamente,
el suicidio hacia tu entrepierna,
la cual hacia soñar a la soledad
que compartía el vaso conmigo,
que deseoso de probarte,
ibas y venías por mi mente
como una de aquellas dulces amantes
que reposaban su rostro en el cajón de los recuerdos
pero eso sí, eras especial,
tu sabor y tu calor eran el perfume,
que desprendían las rosas en primavera
y castigaban mi piel con su aroma,
esa aroma sutil, ferviente
que me llevaba a tu ausencia,
sobre la quietud de unas manos
explorando esos rincones vírgenes,
de un vergel de sentimientos,
que desbordaban tus humedecidos poros
los cuales quería seguir probando,
como si fueran el último trago.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario