viernes, 15 de julio de 2016

ESPERANDO AL AMADO.


Quien pudiera;
retener el instante de aquella fotografía
sin cerrar los ojos al silencio,
del sueño sobre el sofá del amor
donde ella recostó su desnudez,
cada tarde solitaria en su soledad,
esperando el regreso del amado
con las ansias de las caricias,
volviendo del exilio interior
para convertirse en eterno amor
y complacerlo con la sabia de sus labios,
recorriendo su piel difusa,
a la vez que ella se explora
en busca del placer perdido,
con sus manos suaves como la noche,
que anda llamando al alba
entre sollozos de estaxis,
y la huella profunda
que dejo sobre la amada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario