lunes, 4 de julio de 2016

POEMA A UNA MUJER


La noche de ti se vistió
y sobre el lecho de tu pensamiento
tu carne se fue cubriendo,
de lágrimas de rocío.
En la soledad de tu descanso,
dejabas lágrimas sobre la almohada,
y besos que sabían a lejanía
cuando te aferrabas al aire
que tu rostro acariciaba,
sabiendo que era el soplo del amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario