jueves, 21 de julio de 2016

PRINCIPIO DE INTENCIONES


Si pudiera te amaría,
desde lo más profundo de mi interior
no dejaría hueco en tu carne sin amar
y cuando se cubriera del sudor del agotamiento,
saciaría mi sed con tu dulce sudor
y me ahogaría en el,
para que me hicieras el boca a boca,
con esos labios de fresa y chocolate
que se derriten al calor de mis labios,
te saborearía como manjar exquisito que eres,
con la dulzura que te mereces,
sobre ese lecho de atrevimiento
que tantas veces sacude mis sueños,
en ese rítmico vaivén que me produces,
cuando juego con mis manos
sintiendo el roce de tu torso, sobre mi torso,
cuando la piel se me eriza,
al contacto de la brisa fresca cubierta por la humedad,
devolviéndome otra vez a la realidad
aplacando este fuego que por ti siento.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario