martes, 16 de agosto de 2016

AMOR CIEGO



 
 
La tarde se carga de nostalgias
de recuerdos que vienen y van
por la monotonía de la vida,
es entonces
cuando sobre la sombra de mis ojos
apareces diluida en tu más honesta figura,
haciéndome recordar aquellos vaivenes
de tu insegura memoria
los cuales se escondían tras tu madurez,
la cual era perfecta cuando te mostrabas en tu desnudez
y es ahora cuando recuerdo,
aquella primera vez
tu escote era tan prolongado que daba vértigo
y yo, estúpido de mierda
quise depositar sobre el la rosa de los vientos
y sin embargo aquella rosa,
hizo que nos amaramos hasta la extenuación,
que con solo mirarnos nos quisiéramos
aunque confundiéramos el norte con el sur,
y todo fue porque el amor es ciego
y ciego caminaba tras de ti,
sin darme cuenta de que me habías atrapado en tu tela de araña
y aquel amor que cada día desnudabas ante mi,
era la moneda de una traición.RE 

1 comentario:

  1. Un poema que late demasiado amor y resentimiento a partes iguales. Bellísimo.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar