jueves, 11 de agosto de 2016

MIRANDO AL VACÍO...


Recuerdo aquella primera vez
tus ojos solitarios miraban al vacío
los míos se intentaban suicidar,
mirando sin pudor haya donde tu pierna dejaba ver
después como el que no quiere la cosa,
se diluían mis ojos sobre tu escote
y tu seguías allí,
sin darle importancia
mirando al vacío,
hasta que sin más tu cuello hermoso se giro
y tu lengua se paseo por tus labios,
humedeciendo hasta mi mirada
deseosa de poder saborearte,
de pasar noches y días amándote
sin condición alguna,
simplemente tener tu piel al lado
pegada a mi piel y saborearnos,
hasta empacharnos el uno del otro
y seguir así mirándonos desnudos
hasta encontrar el encanto de cada uno,
aquel encanto que surgió
de aquel café que su aroma deleitaba tu paladar
y los besos ardorosos,
aquellos besos que me encantaban
recorrían el aire perdiéndose, quien sabe donde
bajo el suspiro y el sabor del buen café,
así queríamos que fuera el amor
y por ello la locura de saborearnos.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario