miércoles, 2 de noviembre de 2016

AMANECER DE AMOR.......


Poniente vomitaba tiernos amaneceres,
cuando la sangre de nuestras venas hervía
y nuestros ojos se incendiaban de deseo,
entonces encallados como un barco fantasma,
nos enzarzamos en besos cubiertos de sal,
apaciguados por un oleaje violento,
en la lucha de cuerpo contra cuerpo
pues el amor era como el amanecer,
dorado que a nuestros poros hacia reventar en pleno éxtasis.
Y cuando el éxtasis llego,
cerramos los ojos para seguir acariciándonos,
y besándonos con besos incendiarios
por el placer que rebosaba de nuestros cuerpos.
Entonces;
el pleno dios del sol nos inundo con sus rayos,
dándonos la bienvenida con el nuevo día,
ese día que no deseábamos que acabara
sobre la suavidad del lecho de arena,
queríamos seguir como si fuera nuestro paraíso perdido,
como si los sueños que teníamos se hubieran cumplido.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario