jueves, 2 de febrero de 2017

JUGANDO AL AMOR.


 
Cada vez
que siento tu respiración
sobre mi cuello
pido la excomunión,
para no caer en la tentación,
de desearte sobre el mar de la pieles que sangran
cuando nuestras miradas se cruzan
y tus manos juegan con la virilidad,
de una noche de fuego
entre sudores y salivas
saboreando las sales de nuestros cuerpos,
tocando a arrebato,
entre tu boca y mi boca
las cuales se muerden
experimentando el placer,
que va dejando sobre las sabanas su preciado jugo
perfume convertido en la más pura esencia,
de una noche de juegos extremos,
entre dos cuerpos cubiertos de polvo enamorado.

1 comentario:

  1. Bocas que se imantan en la noche desde el deseo bebiendo los mares del placer.

    Otro beso.

    ResponderEliminar