jueves, 23 de marzo de 2017

DIALOGO DE UNA ESPERA 23/03/17

-¿Lo crees así?
-Por supuesto que lo creo así.
-Sino ahora no estaría aquí contigo.
-¡Ah, ah..............ah, ah.
-¿Por qué gritas ahora de esa forma?
-¿Acaso no puedo gritar?
-Claro que puedes gritar y hacer lo que te venga en gana.
-Entonces porque me recriminas. Si mi grito es un grito de sorpresa.
-Cualquiera lo diría. parecía un grito de locura.
-Ahora me vas a decir que estoy loco.
-No, por favor, ni siquiera lo e pensado.
-¿Estas seguro?
-Segurísimo. ¿Acaso no me crees?
-Si que te creo, no te lo tomes a mal.
-¿Como quieres que no me lo tome a mal?
-Hombre, es que en esta absoluta soledad desértica de este lugar gritar como as gritado, parece que hubieras visto un fantasma.
-¡Un fantasma!
-Si, e dicho un fantasma.
-Sera acaso por que tu y yo parecemos dos fantasmas.
-Oye quieres ofenderme y no encuentras el motivo.
-¿Ofenderte?, ¿Acaso no me ofendes tu a mí?
-No se si te e ofendido o no, pero no a sido mi intención ofenderte en ningún momento.
-Entonces porque dices que parecemos dos fantasmas.
-Es un decir.
-Si, claro siempre andas igual, cuando dices una cosa procuras suavizar lo que as dicho, porque no era tu intención decir eso
-Que pasa. ¿Qué tu no te equivocas nunca?
-Anda con que me sales. Claro que me equivoco y rectifico si me doy cuenta.
-¡Que sabio que eres!
-No es que sea sabio, es que e sido siempre así.
-Hombre lo de sabio lo e dicho precisamente por el dicho que dice "que rectificar es de sabios".
-¿Que día mas bonito hace verdad?
-¿Ya cambias de tema?
-Es verdad hace un día magnifico. ¿oh no?
-Si estupendo. Para contemplar el paisaje e imbuirte en la sabia de esta naturaleza rodeada de hormigón.
-¡Jo!, como eres.
-Soy como soy y no hay más.
-¿Porque eres así?
-Si lo supiera te lo diría pero como no lo se no te lo puedo decir.
-Bárbara respuesta, me as dejado como estaba.
-Creo que deberíamos intentar levantarnos de este banco, para que no se nos anquilosen las piernas. No te parece.
-Si llevamos muchas horas aquí aposentados.
-¡Adelante!, ¿Por qué no damos un paseo?
-¿Un paseo?
-Si, pasear, movernos. Si te parece bien.
-Bueno, vale, de acuerdo.
-Pero, ¿Y si viene?
-¿Quien?
-¡Ah!, no se, pero puede venir. ¿Y no estamos?
-Esperara.
-¿Quien esperara?
-Tú sabrás.
-¿Como que yo sabré?
-Si, tú lo sabrás. Pero vamos antes de que te arrepientas.
-Si, ¿A donde vamos?
-A donde nos lleven los pies.
-Entonces adelante.
-Pero oye, ¿ya sabemos que camino tomar?.
-Claro debemos andar haciendo camino.
-Si, tu mira al frente y ya esta.
-Así de fácil. ¿Y si nos encontramos un precipicio?
-¡Jo!, tu siempre pensando en positivo.
-¿Y si se termina el camino?
-Eso quiere decir que habremos llegado a nuestro destino.
-¿Y como sabremos que hemos llegado a nuestro destino?
-Por eso, porque se abra terminado el camino.
-¡Ah!. Ya entiendo.
-Mira, lo ves.
-¿El que tengo que ver?
-El final del camino.
-Si, ya lo veo. ¿Y allí que hay?
-Que va a ver. El lugar donde descansar.
-¡Ah!, hay un banco para sentarse.
-No, que va.
-¿Entonces?
-Ya lo veras.
-¿Oye no hay demasiado silencio?
-Silencio, tranquilidad y mucho sueño, eso es lo que hay.






2 comentarios:

  1. Y aquí estamos entre los diálogos del jueves y de la misma vida.

    Besos en la tarde, amigo mío.

    ResponderEliminar
  2. Imagino esas voces... Una de ellas más alterada... La Otra más calmada... Y al final siempre quedan para una cita más.

    Mil besitos amigo Juanky

    ResponderEliminar