jueves, 18 de mayo de 2017

DIALOGO DE UNA ESPERA...18/05/017......


-¿Porque?
-Si, dime porque.
-En primer lugar me siento engañado por mi mejor amigo, o debería de decir compañero. En segundo lugar ahora me sales con que tu espera era la de esperar el final de tu vida y tienes el valor de preguntarme ¿porque me he quedado de piedra? No querrás que de saltos de alegría.
-Hombre tampoco es eso, pero tampoco te tienes que sentir engañado, podías habértelo imaginado.
-Crees que mi imaginación es ancha y amplia como la tuya.
-Debería de serlo ya que llevas conviviendo con migo muchos años.
-Si, pero eso no quita para que yo sea diferente a ti en muchos aspectos.
-¿Acaso no sabes como pienso?
-Si te he de decir la verdad a veces dudo de saber como piensas y lo que estas pensando.
-Veo que nunca te has parado a reflexionar sobre mi y sobre mi estado de animo.
-Tienes toda la razón pero no hagas que a estas alturas de tu vida me sienta culpable.
-Por las barbas de Dios, yo no pretendo que te sientas culpable de nada en absoluto.
-Gracias hombre, veo que intentas ser compresivo con migo. Debe de ser que llegas a tu fin.
-Posiblemente tengas razón, pero una cosa no quita para la otra.
-¿Y ahora porque lloras?
-¿Que porque lloro?
-Si
-Será que me estoy volviendo débil, o acaso es que se han enfriado los ojos y por eso me lloran.
-Ya estas como siempre tirando balones fuera.
-Sabes que yo no e sido nunca un gran jugador de futbol.
-Si, pero eres un gran profesional en tirar balones fuera cuando no quieres dar una respuesta a las preguntas que te hago.
-¿Eso es lo que crees?
-Rotundamente, si.
-Puede que tengas razón pero uno es de donde nace no de donde pace, o acaso es de donde pace y no de donde nace.
-Ves ya estas con tus contradicciones.
-Si estoy con mis contradicciones y con mis dudas, pero es que creo que nací para ello y por tanto debo de aceptar tal condición.
-Oye, ¿Por qué sigues con esta cabezonería de seguir contemplando este erial?
-Ya te he dicho en lo que llevamos de espera que no contemplo el erial sino que estoy a la espera.
-¿Y cuando vendrá lo que esperas?
-Cuando tenga que venir. Tampoco hay que meter prisa.
-Prisa no quiero meter a nadie, pero llevamos aquí todo un día y nunca llega.
-Ten paciencia, contra más esperemos mejor para ti y para mi.
-Pero esto se hace interminable y ya se me esta haciendo cuesta arriba.
-La paciencia es la virtud de los hombres tranquilos.
-Puede que tengas razón, pero esa es una virtud que no va con migo.
-¡Hay amigo!, en ciertos momentos de la vida hay que armarse de ella y más a cierta edad.
-No me estarás diciendo que eres viejo.
-No, que va, pero más o menos es a lo que he llegado.
-Entonces me tengo que considerar una replica de tus años.
-Eso tu lo sabrás.
-¿Y como quieres que lo sepa?
-Siguiendo el curso de los recuerdos que sobre ti se acumulan.
-¿Los recuerdos?
-Si, esos momentos vividos al lado de un servidor.
-Pero son muchos y si tuviera que elegir uno no sabría cual elegir.
-Ahí esta la cuestión de la unión de nuestras vidas.
-A todo esto alguna vez te has parado a pensar que es la vida.
-Amigo mío, más de las que tu te puedas imaginar.
-¿Y a que conclusión has llegado.
-Conclusión lo que se dice conclusión, no e encontrado, pero te diré como dijo Calderón de la Barca "En la vida es sueño": ¿Qué es la vida? un frenesí./ ¿Qué es la vida? una ilusión,/ una sombra, una ficción,/ y el mayor bien es pequeño,/ pues toda la vida es sueño/ y los sueños, sueños son.
-Pero si la vida es un sueño como tu dices, entonces ahora aquí en este momento estamos viviendo en las sombras de la vida o tendría que decir en la sombra de los sueños.
-Esa es la cuestión primordial que ni tu ni yo podemos saber si estamos viviendo en las sombras de la vida o de los sueños. Pero esta hermosa tranquilidad no se paga con dinero.
-Si tu lo dices será así. Pero para mi, lo que se dice para mí es muy difícil, ya que creo que la vida es un fantástico recorrido intentando llegar a la meta final de ella.
-¿Tu lo crees así?
-Pues no te lo voy a discutir y sabes ¿porque?, porque nunca nos hemos puesto de acuerdo en nada y ahora sería más que difícil imposible ponernos de acuerdo en tal cuestión.
-Que bárbaro que eres, toda la vida con migo y sigues sin estar de acuerdo con lo que digo.
-Es normal, cada uno de nosotros dos tenemos nuestras diferencias en las opiniones que tenemos el uno del otro.
-¿Pero tu crees que somos diferentes?

                                           El próximo jueves más.


1 comentario:

  1. Ainsss a veces cuánto cuesta tener paciencia.

    Me gustan estos diálogos, y en el caso de hoy, que cierto es que cada uno tiene su opinión y sus diferencias, por eso lo importante es dialogar.

    Un placer estar en tu precioso rincón, amigo Juanky, me encanta leerte.

    Besos y feliz tarde.

    ResponderEliminar