domingo, 7 de mayo de 2017

MADRE........

 
 
Ochenta y ocho rosas
y sigues caminando,
floreciendo desde tus silencios
con esa mirada que lo dice todo,
con esos senderos que el tiempo
ha ido labrando sobre tu rostro
y mis ojos no se cansan de mirarte.
Y cuando me miras tú,
con tu mirada de soslayo,
tu sonrisa en ristre
se que me andas buscando
y me doy cuenta;
que ahora cuando ya no puedes,
entre dientes intentas murmurarme
aquellas nanas,
que de pequeño me cantabas.
Es entonces;
cuando me agarro a tus murmullos,
adhiriéndote a mi regazo
abrazándote,
queriendo sentir el calor de madre,
el latido de ese corazón
que tanto amor me a dado,
y me sigue dando
aún a pesar de que no puedas trajinar,
ni siquiera hablarme
más esa mirada infinita
y esas manos que juegan con el aire,
lo dicen todo madre.
 

7 comentarios:

  1. Realmente has conmovido mi alma, mi espíritu y todo en mi querido Juanky.
    Es hermoso este bello sentimiento que destilas de agradecimiento y sobre todo puro Amor
    Te abrazo fuerte corazón
    Gracias🌷🦋

    ResponderEliminar
  2. Emotivo tu poema, muy bello el homenaje que le dedicas a tu madre, amigo mío, me ha encantado.

    No hay como el calor y cariño de una madre, aún con la mirada infinita.

    Besos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Juanky... Cada verso ha sonado a himno... Y en cada uno de ellos he alabado a la mía. Te felicito Por este precioso homenaje... Esta carne que nos dio la vida se merece todo nuestro amor incondicional como el suyo lo es.

    Gracias amigo mío.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
  4. Querido Juanky, el amor inconmensurable se traspasa hasta el alma.
    Sublime.
    Un gran abrazo a tu corazón.
    Viviana

    ResponderEliminar
  5. Querido Juanky, el amor inconmensurable se traspasa hasta el alma.
    Sublime.
    Un gran abrazo a tu corazón.
    Viviana

    ResponderEliminar
  6. Un hermoso escrito de lo mas sincero de tu corazón a ese maravilloso ser, me ha encantado leer, saludos.

    ResponderEliminar
  7. Emocionante poema, Juanky. Só agora tive oportunidade de lê-lo com atenção. Eu, que perdi minha mãe há pouco tempo, não pude prender as lágrimas.

    Abraços.

    ResponderEliminar