domingo, 4 de junio de 2017

CAFÉ......



Hoy el café,
desprendía aromas de humedad
mezclándose ,
con lágrimas secas
las cuales consolidaban su amargor,
dejando en la lóbrega boca un intenso amor,
el cual saboreaba,
como si saboreara su cuerpo
esperando su regreso.
Hoy el café,
junto a la humedad del amanecer
y el reventar de los cielos ennegrecidos,
me han transportado a su boca,
a sus besos imaginarios
recorriendo mi torso,
entreteniéndose en mi ombligo
relamiendo con su lengua
las últimas gotas de café
y una vez bien relamido
a seguido,
con su deleite sensual
hasta llegar a la entrepierna,
e incendiarme los deseos
con su danza de locura,
instigándome
hasta darle el último suspiro.
Hoy el café,
por mucho que era de lo más puro
me ha sabido más que nunca a ella.

4 comentarios:

  1. Un café que tiene aroma de mujer, cómo me gustó tu poema, amigo mío, ese aroma tan especial, tan exquisito, como no podía ser de otra manera, deleitando el paladar.

    Un placer leerte en esta tarde de domingo, amigo Juanky.

    Besos y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  2. Hay momentos que se prestan a esos sabores, a esos sentires... hay días que nos impregnan de bellos recuerdos.
    El café es precisamente uno de ellos.

    Mil besitos, amigo Juanky y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Te leí bebiendo un café, Juanky.
    El amargor de él se vuelve intenso y lleno de esos recuerdos que se alojan en ese aroma y sabor exquisito del amor.
    Hermosos versos, querido amigo.
    Un abrazo desde esta noche fría.
    Viviana

    ResponderEliminar