jueves, 20 de julio de 2017

DIALOGO DE UNA ESPERA.......20/07/017......


-¿Como que a que viene tanto escandalo?
-Sí, a que viene ese escandalo por tu parte.
-Debías estar soñando, has gritado como un cosaco.
-¿Yo soñando?
-Sí, tú.
-Pero si yo no ronco nunca. ¡Eh! que no he dicho  roncar.
-Si ya lo se que no has dicho roncar.
-Entonces que me quieres decir que eres tan extraño que no sueñas ni en sueños dulces, ni amargos.
-Más o menos, algo así.
-Sabía que eras extraño y algo raro, pero no tanto.
-A todo esto me has despertado porque hemos llegado a la medianoche.
-No, que va aun falta un buen rato, es que me has alarmado con tus gritos en sueños.
-¿Que te he alarmado?
-Sí y pensaba que te sucedía algo.
-Ya, ahora vas y te preocupas por mí.
-Sí, te parecerá mal.
-No, hombre esta bien, pero me has fastidiado el descanso.
-Oye, me estas tomando el pelo ¿o que?
-Eso si que no, te estoy hablando de una realidad vigente.
-Ah, la tomadura de pelo ahora se llama realidad vigente. ¡Que bonito!
-Dejémoslo así no te parece. No vaya a ser que lo estropeemos.
-Sí, pero quieres decirme de una vez que te sucedía para pegar semejantes berridos.
-Que debía de estar soñando.
-Con que soñando eh.
-Sí, eso es.
-¿Y de que iba el sueño?, si se puede saber.
-Por favor ten piedad de mi y no me hagas pasar por el trance de lo poco que recuerdo de tan espantoso sueño.
-Oye, déjate de trances y demás tonterías que seguro que no es para tanto.
-Hombre claro, como tu no lo has soñado.
-Pero porque tanto misterio y tanto miedo.
-Que no es miedo, es precaución.
-¿Precaución a que?
-Halo que pueda suceder después.
-¿Y porque tiene que suceder algo?.
-Porque lo presiento.
-Vaya, ahora me sale adivino.
-Ni adivino ni que ocho cuartos.
Vale no te pongas hecho una fiera que no es para tanto.
-Oye te lo voy a decir de otra manera.
-¿El que me vas a decir de otra manera?
-Pues, eso lo de mi pesadilla o sueño.
-Que me lo vas a contar, no me lo puedo creer.
-Lo último ha estado bien.
-¿Como que lo último?
-Pues eso de no me lo puedo creer.
-Es que no me lo creo ni yo.
-Ya sabía yo que no te convencería tan fácil. Pero mira ahora que lo dices estaba pensando en que nunca te he preguntado yo, ¿Por qué no te gustaría mirarte en los espejos?
-Ahora viene cuando me reprochas porque no te he contando nunca mi fobia a los espejos. No es así.
-Hombre así, lo que se dice así no. Pero te diré que siempre me ha picado la curiosidad de saberlo, ya que conociéndote seguro que hay una historia detrás sea verídica o ficticia.
-No se te escapa una, hay que ver lo avispado que te ha echo la vida a lado de la mía.
-Ya ves uno que cuando le interesa se hace el tonto y cuando no saca el poder de su sabiduría.
-Sí, ya veo que sigues sorprendiéndome aún ahora que los años se te apoderan, que por lo que veo debe de ser lo único que puede contigo.
-No creas mucha fachada es lo que hay por fuera ya que por dentro los achaques van que vuelan.
-Bueno, vuelve a descansar que aún falta un buen rato para la media noche.
-Sí, creo que echare una cabezadita. Si ningún sueño se entromete en mi camino hacia el séptimo cielo.
-Muy buena decisión la tuya. Eso si el rato que duermas aprovéchalo, no vayas a perder el tiempo con que pensamientos que no te lleven a ningún fin.
-Acepto tu consejo y hay voy. Hasta la media noche.
-Que descanses.
-Eso espero si tu me dejas, porque con tanto consejo no se si echare al final la cabezadita.
-Yo me voy, estirare un rato las piernas, que falta me hace.
-Pero no te olvides de lo que tienes pendiente conmigo.
-No, que no me olvido. Tu descansa hasta que vuelva.
-Tralaralara................tralaralara.
-Hombre ya has vuelto y me has despertado de mi mágico sueño.
-Lo siento no era mi intención.



1 comentario:

  1. Amenos tus diálogos, siempre es un placer quedarse entre tus renglones leyéndote.

    Feliz tarde y besos, amigo mío.

    ResponderEliminar