jueves, 6 de julio de 2017

DIALOGO DE UNA ESPERA......6/07/017.....


-Porque así lo manda la historia.
-¿Como que así lo manda la historia?
-Sí, amigo mío, así es y no hay más que esperar.
-Me estas embaucando.
-Se que te he embaucado más de una vez con mil y una triquiñuelas pero esta vez no es así.
-¿Estas seguro?
-Estoy más que seguro, porque si no estuviera seguro de la promesa que te he echo, no te la habría echo y por lo tanto sino pudiera cumplirla también te lo habría dicho, pero como se lo que me digo por ello estoy más que seguro. Entiendes.
-Sí, te he entendido perfectamente por lo cual estoy ansioso de que llegue la media noche para oír la historia que seguramente te habrás preparado antes.
-Mira que cuando quieres eres borde.
-¿Que soy yo borde?
-Y me lo dices tu que a la mínima te mosqueas y me das la espalda y dejas de hablar conmigo. Porque ahora si estamos los dos en este banco es por mí ya que si no estarías más solo que la una aquí esperando no se el que.
-Tengo que darte la razón y hasta creo que tengo que agradecértelo. Sabes que te digo que gracias y déjame que mueva estas piernas que ya no las siento de tanto esperar.
-Pues adiós, que te vaya bien en tu paseo. Eso si hala media noche empunto te quiero aquí como un clavo. Que de esta no te escapas.
-Adiós.......... adiós, adiós, dios, dios..........diiiióósss.
-¡Oh!, que cosa tan bella, es una margarita, la cogeré y me la llevare hasta el banco para hacer la espera más amena.
-Du, du, du............du, du, du.
-¿Ya vuelves?, ¿corto a sido el paseo?
-Normalito, solo necesitaba estirar un poco las piernas.
-Y ya las has estirado.
-Sí, y mira lo que he encontrado en el camino, una margarita.
-¿Una margarita?
-Sí, mírala.
-¿Y para que la quieres?
-Para que la voy a querer, para jugar al me quiere, no me quiere.
-Mira que estas loco.
-Loco yo, pues anda que tu.
-¿Como que yo?
-Sí, tu.
-Ahora que pasa conmigo.
-Nada, que quieres que pase.
-No sé, pero tu si que lo debes de saber.
-¿El que debo saber yo?
-Lo que pasa conmigo.
-Sabes que te digo que no sé porque te sigo la corriente, ya que este último lío lo has comenzado tu y no yo como es habitual.
-¿Porque dices que lo he comenzado yo?
-Tendrás valor. ¿Qué porque lo digo?
-Sí, dime.
-Porque tu me has empezado llamando loco y te voy a decir una cosa, yo no estoy loco entendido.
-Eso no lo decía Dalí.
-Sí, pasa algo.
-No, nada, que va a pasar, es que me sonaba la frase.
-Bueno te acuerdas que tienes que contarme lo de las monedas.
-Que sí pesado, que ya lo se, que me acuerdo, pero aun falta para la medianoche una hora y media.
-Bueno, bueno yo te lo recuerdo, que sino las cosas se olvidan.
-No te preocupes que esta después de que la oigas no te olvidaras de nunca de ella.
-¿Tu lo crees así no? y si te digo que no me cuesta nada olvidar ciertas cosas por muy necesarias que sean o importantes.
-Eso el que mejor lo sabe eres tu, yo simplemente te digo que es difícil que olvides lo que te cuente.
-Ya veremos.
-A mí parecerme o no parecerme es lo que menos me importa porque probablemente yo no lo vea una vez contado.
-¿Ahora que haces?
-Que voy a hacer, lo que todos al cabo del día hacemos comerme esta hermosa y delicada manzana.
-¿Porque?
-Porque tengo hambre.
-Y por eso te la vas a comer.
-Sí, ¿o acaso es un pecado?
-No, no es un pecado pero sabes lo que es.
-Ya te lo he dicho una manzana, el fruto del manzano.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho! Interesante,ameno y bien narrado!

    ResponderEliminar
  2. Un deleite venir a leer los diálogos de los jueves, amigo mío.

    Besos y feliz noche.

    ResponderEliminar