lunes, 7 de agosto de 2017

OJALA......


Ojala,
el tiempo se hubiera parado
en el momento en que nuestras miradas se cruzaron,
en que nuestras bocas
se embriagaron del sabor del café
y su aroma nos condujo al séptimo cielo.
Allí fue,
donde nos despojamos de nuestras vestiduras,
donde nos entrelazamos
en un sin vivir manoseándonos,
sin decir ni una palabra
ya que sin ningún pudor nos besamos
y así,
con la sutileza de las caricias
de poco en poco
nos adentramos en el fragor de la batalla,
refugiándonos bajo las sabanas
en las cuales
grabamos nuestros efluvios corporales
para luego,
sin distancias
y sin fronteras carnales
tras el coito del amor
firmáramos el pacto de concordia,
amenizado en el recuerdo
por el aroma del café.
 

2 comentarios:

  1. Tatuar las sábanas... Y dejar que el aroma a café vista casa recuerdo.
    Precioso, amigo mío.

    Mil besitos en la noche, amigo Juanky..

    ResponderEliminar
  2. El aroma del café envuelto en el deseo de sentir cada latido disfrutando del amor.

    Besos y feliz noche, amigo Juanky.

    ResponderEliminar