martes, 11 de abril de 2017

ESE DEDO......


 

¡Oh! etéreo cuerpo
que asomas en la penumbra
de los quebrados  pensamientos
sobre tu lecho mojado,
por el excitante sudor
que te hace sentir el pavor,
de tu dedo índice
cuando rítmicamente
entra y sale
de tu sensual boca
saboreado por la lujuria
de tu incendiaria lengua,
en el momento
que tu mirada de terciopelo,
con tus ojos descompuestos
desprende el placer del iris,
sobre el extremo relajo
del flujo escurrido,
por tu dorada sonrisa.