domingo, 7 de mayo de 2017

MADRE........

 
 
Ochenta y ocho rosas
y sigues caminando,
floreciendo desde tus silencios
con esa mirada que lo dice todo,
con esos senderos que el tiempo
ha ido labrando sobre tu rostro
y mis ojos no se cansan de mirarte.
Y cuando me miras tú,
con tu mirada de soslayo,
tu sonrisa en ristre
se que me andas buscando
y me doy cuenta;
que ahora cuando ya no puedes,
entre dientes intentas murmurarme
aquellas nanas,
que de pequeño me cantabas.
Es entonces;
cuando me agarro a tus murmullos,
adhiriéndote a mi regazo
abrazándote,
queriendo sentir el calor de madre,
el latido de ese corazón
que tanto amor me a dado,
y me sigue dando
aún a pesar de que no puedas trajinar,
ni siquiera hablarme
más esa mirada infinita
y esas manos que juegan con el aire,
lo dicen todo madre.