jueves, 15 de junio de 2017

DIALOGO DE UNA ESPERA...15/06/017.....


-Bueno pues ahora dime. ¿Por qué esa obsesión por hallar las monedas en el bolsillo?
-Porque hay que estar preparado para lo que venga.
-¿Y que tiene que venir?
-Llevas conmigo todo un día con toda su noche aquí y aun no te has enterado de lo que tiene que venir.
-Es que tal como tu te explicas, no hay quien te entienda. Yo lo único que se es que estas esperando.
-Entonces, ¿Qué más quieres saber?
-Simple y llanamente el motivo  de la espera y el porque de las monedas.
-Mira que eres. Es que hay que decirte todo. No sabes sacar tus propias conclusiones.
-Sí, claro que se sacarlas, pero es que me estas volviendo loco porque busco respuestas y no las hayo.
-Pues sigue buscando y cuando las encuentres me las cuentas.
-¡Mira que eres insolente!
-Pues anda que tú.
-¿Como que yo?
-Sí, tú.
-¿Yo que ?
-No, nada. Tú sigue buscando respuestas. Que yo sigo con mi insolencia.
-¡Eureka!. Las halle, estoy salvado.
-¿porque gritas?
-Porque me da la gana y porque he hallado las monedas.
-¡Jo!, pues parecía que se te iba la vida en ello.
-Halo mejor tienes ahora razón.
-No lo creo, ya que tú siempre tienes razón y yo nunca la tengo. Y si me la das, me la das igual que a los tontos.
-¿porque no lo crees?
-Muy sencillo, porque seria como darte una vez más la razón.
-Insinúas que cada vez que digo algo me das la razón como a los tontos.
-Más o menos, puede que sea así.
-¿Como que puede que sea así?. Me parece que ahora te acabas de pasar unos cuantos pueblos, y que te estas columpiando conmigo.
-¿Que me estoy columpiando contigo?
-Sí, así es. ¿no te parece?
-Si te digo la verdad hace muchos años que no me subo a un columpio.
-¡Eh!, no te lo tomes a pecho es un decir.
-Ya me lo imaginaba, ya que todo o la mayor parte de lo que dices es un decir.
-¿Estas insinuando que hablo sin fundamento?
-Acaso dudas de mi honestidad para contigo.
-Piensa lo que quieras. Ya eres mayorcito para saber lo que pienso en algunos momentos de ti.
-¡Ah!, por eso guardas esos silencios tan largos.
-Tú lo has dicho.
-Yo pensaba que era porque no tenías argumentos para impugnar lo que te decía.
-Va ha ser que no. lo único que ocurre es que a veces hay que dejarte con tus ocurrencias, que veo que son tus mejores compañeras.
-E de decirte que no tengo mejores compañeras que mis palabras y mi propia soledad.
-Quieres decir que sobro o estorbo.
-Válgame Dios que no oso pensar que seas un estorbo, ni que sobres amigo mío, sino que sería de mi en estos momentos tan duros.
-Me dices que estas pasando por un mal momento.
-Más o menos aunque te parezca mentira todos tenemos en ciertos momentos miedo.
-¿Miedo a que? 
-A lo que pueda venir.
-¿Y que tiene que venir?
-Lo que el destino nos tiene reservado para cada uno. Esa es la línea del tiempo.
-¿Como es la línea del tiempo?, me lo puedes explicar.
-Sí hombre, no faltaría más.
-La línea del tiempo no es una línea infinita, sino todo lo contrario es una línea que comienza en nuestro nacimiento y termina cuando tiene que terminar.
-Yo que pensaba que las líneas eran infinitas.
-Ya ves como hay líneas de muchas clases. No están solo las infinitas, sino que también hay medio largas, largas y cortas y a veces demasiado cortas.
-¿Y la tuya como es?
-Volviendo la vista a tras e intentado recordar que es moderadamente larga, a veces pienso que esta siendo demasiado larga para mi gusto.
-Te siento derrotado.
-¿Derrotado?
-Sí, derrotado.
                                                     El jueves que viene más.