jueves, 11 de enero de 2018

DOLOR.....



Se rasga el tul del silencio.
Los besos se hacen enfermizos,
las lágrimas se nacaran en el rostro
de aquella que en pena calla,
siguiendo por su laberinto
intentando encontrar la salida
por sus pasadizos interiores,
donde las corrientes vespertinas de aire
cimbrean sus antagónicas entretelas
mojadas por su lluvia interior,
mientras su pensamiento
golpea libremente
sobre el recuerdo
de su propia entelequia.
La cual
sigue inundando su alma
de la calentura guardada bajo el edredón
de aquellos tiempos remotos,
o tan si quiera no tan lejanos,
cuando su cuerpo entregaba
a las caricias masturbadoras
en el trajín de la espera,
a que llegara
sobre los pasos disuasorios,
el preámbulo
de sus juegos amatorios
entregándose a ella
en cuerpo y alma,
aun sabiendo
que los besos,
las caricias de las frías manos,
los susurros al oído, de aquellos "te quiero"
habitaban la indiferencia de ella
y eran enfermizos.

1 comentario:

  1. Qué bien has transmitido esa indiferencia entre frías caricias y besos enfermizos, me ha encantado, especialmente la primera frase ***Se rasga el tul del silencio***.

    Un deleite leerte, mi querido amigo Juanky.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar